aceitevirgen.es.

aceitevirgen.es.

Pizza casera con aceite de oliva

Pizza casera con aceite de oliva

Introducción

La pizza es una de las comidas más populares en todo el mundo. Es originaria de Italia, pero su popularidad se ha extendido a muchas otras partes del mundo. Es común encontrar pizzerías en casi todas las ciudades y pueblos, y hay muchas variaciones diferentes de la pizza, desde la clásica margherita hasta la creativa pizza hawaiana. Aunque la pizza puede comprarse en una pizzería, no hay nada como hacer tu propia pizza casera. En este artículo, hablaremos de cómo hacer una deliciosa pizza casera con aceite de oliva.

Ingredientes

  • 500 gramos de harina de trigo
  • 25 gramos de levadura fresca
  • 250 ml de agua tibia
  • Sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • Tomate triturado
  • Mozzarella rallada
  • Orégano
  • Jamón cocido
  • Champiñones
  • Cebolla

Preparación

Paso 1: Preparar la masa

La masa es el corazón de cualquier pizza. Para preparar la masa, mezcla la harina con un poco de sal en un bol grande. Haz un hueco en el centro de la harina y agrega la levadura fresca desmenuzada en el centro.

Mezcla la levadura con 1 cucharadita de azúcar y 1/4 de taza de agua tibia. Deja reposar durante 10 minutos. Verás que la mezcla empieza a burbujear y crecer, esto significa que la levadura está activa.

Una vez que la mezcla de levadura esté burbujeando, agrégala al bol con la harina y sal. Añade la mayor parte del agua tibia y amasar. Si es necesario, añade más agua tibia para que la masa no quede seca. Agrega también una cucharada de aceite de oliva y sigue amasando hasta que la masa esté suave y elástica. Cubre la masa con un trapo y deja reposar durante al menos una hora.

Paso 2: Preparar la salsa de tomate

Mientras la masa está reposando, prepara la salsa de tomate. Para hacer la salsa de tomate, utiliza tomate triturado, sal, aceite de oliva y orégano. Mezcla todo bien y reserva.

Paso 3: Cortar los ingredientes

Mientras la salsa de tomate se asienta, corta los ingredientes que quieras incluir en tu pizza. Por ejemplo, jamón cocido, champiñones, cebolla...

Paso 4: Preparar la pizza

Una vez que la masa ha reposado durante al menos una hora, pon la masa en una superficie enharinada y comienza a estirarla. Utiliza un rodillo de amasar para darle forma a la masa, ya sea circular o rectangular, dependiendo de tu preferencia. Una vez que la masa esté lista, ponla en una bandeja para el horno.

Con una cuchara, extiende la salsa de tomate sobre la masa. Añade la mozzarella rallada y los ingredientes que hayas cortado previamente: jamón cocido, champiñones, cebolla...

Paso 5: Hornear la pizza

Una vez que la pizza esté lista con todos los ingredientes, ponla en el horno precalentado a 200 grados Celsius (392 grados Fahrenheit). Hornea la pizza durante unos 10-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y la mozzarella esté derretida.

Conclusión

Hacer una pizza casera es una tarea relativamente sencilla que puede realizarse en cualquier hogar. La clave para hacer una deliciosa pizza casera es utilizar ingredientes frescos y de calidad, así como dar el mejor uso posible al aceite de oliva. La pizza es una comida perfecta para compartir con amigos y familiares, y con esta receta podrás sorprender a todos con una deliciosa pizza casera con aceite de oliva.