aceitevirgen.es.

aceitevirgen.es.

La elaboración del aceite de oliva paso a paso

La elaboración del aceite de oliva paso a paso

Introducción

El aceite de oliva es uno de los productos más valiosos de la gastronomía mediterránea. Se utiliza en la cocina para dar sabor y textura a los platos, y sus propiedades nutricionales lo hacen un ingrediente esencial en una dieta saludable. El aceite de oliva se obtiene a partir del fruto del olivo, que es una de las plantas más antiguas cultivadas por el ser humano. En este artículo vamos a explicar el proceso de elaboración del aceite de oliva paso a paso.

La recolección de la aceituna

La recolección de la aceituna es el primer paso en la elaboración del aceite de oliva. La época de recolección va desde finales de otoño hasta principios de invierno, dependiendo de la variedad del olivo y de la zona geográfica. La recolección de la aceituna se hace a mano o con máquinas cosechadoras. Si se hace a mano, se utilizan peines de varillas, rastrillos o redes para recoger las aceitunas que caen al suelo.

Es importante que la aceituna esté madura, ya que esto afectará al sabor y la calidad del aceite obtenido. Además, las aceitunas deben ser procesadas en un plazo máximo de 24 horas desde que se recolectan para evitar que se oxiden o fermenten.

La selección de la aceituna

Una vez recogidas, las aceitunas se clasifican y seleccionan antes de ser procesadas. Solo deben utilizarse las aceitunas que estén en buen estado y que no tengan manchas, cortes o magulladuras. También se eliminan las hojas y ramitas que puedan haber quedado adheridas a la aceituna.

La selección de la aceituna es un proceso muy importante, ya que la calidad de la aceituna afectará directamente a la calidad del aceite obtenido.

La limpieza de la aceituna

Una vez seleccionadas, las aceitunas se lavan para eliminar cualquier impureza que puedan tener. Para ello se utilizan baños de agua que las limpian y las humedecen para facilitar su posterior trituración.

La molturación de la aceituna

Una vez limpias, las aceitunas se trituran para extraer el aceite. La molturación es el proceso en el que se rompe la piel y la pulpa de la aceituna, liberándose así el aceite. Actualmente existen dos métodos de molturación: el tradicional o de prensado en frío y el moderno o por centrifugación.

Método de prensado en frío

Este método de molturación es el más antiguo y tradicional. Consiste en triturar las aceitunas en molinos de piedra que giran lentamente para evitar que se eleve la temperatura y se produzca una oxidación del aceite. Después de la trituración, la pasta obtenida se prensa en capas de esparto o lona para separar el aceite del resto de residuos y se conoce como aceite de prensa.

Este método es el que proporciona mayor calidad, sabor y aroma, pero también es el menos rentable y eficiente, ya que produce una menor cantidad de aceite.

Método de centrifugación

El método de centrifugación es el más moderno y utilizado hoy en día. Consiste en triturar las aceitunas en una especie de batidora, para obtener una masa homogénea y después centrifugar la masa para separar el aceite de la pulpa y los residuos. La pasta obtenida se centrifuga a alta velocidad para separar los diferentes componentes: el aceite, el agua y los residuos sólidos. Este método es mucho más rápido y eficiente que el de prensado en frío, pero produce un aceite con menos aroma y sabor.

La decantación y el filtrado del aceite

Una vez separado el aceite de la pasta, se almacena en gigantescas cubas de acero inoxidable durante varios días para que se decante por si mismo. Gracias a la decantación, se consigue que el aceite esté totalmente limpio y sin impurezas.

Después de la decantación, se filtra el aceite para eliminar las impurezas restantes. Para ello se utilizan filtros que retienen las partículas más finas y las impurezas del aceite. El filtrado es fundamental para lograr un aceite de alta calidad y totalmente limpio.

El envasado y la conservación del aceite de oliva

Una vez filtrado, el aceite se envasa en botellas o latas y se etiqueta con el nombre del productor, la fecha de envasado, el tipo de aceituna utilizada y la fecha de caducidad.

Es importante conservar el aceite de oliva en condiciones óptimas. El aceite debe ser almacenado en un lugar seco y fresco, protegido de la luz y el aire. El aceite también debe ser consumido antes de la fecha de caducidad, ya que con el tiempo el aceite se oxida y puede perder sus cualidades organolépticas.

Conclusión

El aceite de oliva es un producto único y excepcional que forma parte de nuestra dieta mediterránea. Su calidad y sabor dependen del proceso de elaboración, desde la recolección de la aceituna hasta el envasado final. Si queremos disfrutar de un buen aceite de oliva, es fundamental conocer y valorar todo el proceso que hay detrás.